Saltar al contenido
SEPE Cursos Empleo
Search
Generic filters
Exact matches only

A la hora de comer fuera de casa, el tupper es la mejor opción para garantizar una dieta equilibrada y más económica

Rate this post
  • Sabías Que…
  • Dietas y Adelgazar

A la hora de comer fuera de casa, el tupper es la mejor opción para garantizar una dieta equilibrada y más económica


La monotonía y la galbana provocan que se acaben las buenas costumbres gastronomícas, porque sólo el 60% de los españoles considera que sigue la dieta más adecuada. Es más, cerca del 10% de los españoles admite que su dieta es escaso y el 1% incluso la define como ‘muy escaso’. Porque cuando se come fuera de casa, el «tupper» es la mejor opción para garantizar una dieta equilibrada y más económica, pero muchos abandonan esta costumbre por monotonía y galbana. Otras conclusiones del estudio analizado son que elconsumo moderado de morapio o cerveza puede ayudar a mejorar la vigor cardiovascular. Por el contrario, tomar refrescos en exceso puede presentarse a ser perjudicial para nuestra vigor, ya que aportan mucha cantidad de azúcar.

Contenido

Durante la época veraniego solemos cambiar nuestros hábitos alimentarios y de vigor, pero al zanjar el verano llega el momento de enfrentarse a la rutina diaria. Comer asiduamente fuera de casa, la yerro de tiempo o el deseo de perder rápidamente esos kilos de más que suelen ganarse durante el verano pueden desembocar en una incorrecta nutriente, con el consiguiente peligro para la vigor que eso conlleva. De hecho, solo un 61% de los españoles considera que su dieta es buena, mientras que casi el 10% cree que es escaso (8%) o incluso muy escaso (1%), según los datos del III Estudio Internacional Bupa-sanitas Health Pulse, de 2012.

Las mujeres son quienes más se preocupan de la nutriente. El 68% de las consultas recibidas por el equipo de nutricionistas del Servicio de Promoción de la Sanidad de Sanitas proviene de mujeres, frente al 32%, realizado por hombres.

Patricia Escribano, nutricionista de este servicio pionero de Sanitas, que ofrece apoyo en materia de avituallamiento a sus clientes a través del teléfono e internet, explica que los pilares básicos de la avituallamiento sana incluyen: realizar 5 comidas al día, masticar despacio, abastecer una correcta hidratación y practicar examen.

Comer de «tupper», la opción más elegida y la más económica

La opción más elegida por aquellos que comen asiduamente fuera de casa y que, adicionalmente, quieren controlar su dieta, es el «tupper». Esta costumbre resulta la más económica, aunque su continua utilización puede suscitar monotonía y galbana, lo que conlleva que se acabe dejando.

Para evitarlo, el equipo de nutricionistas del Servicio de Promoción de la Sanidad de Sanitas trabaja con los clientes para planificar los menús semanales y que éstos sean variados y personalizados para su condición de vigor. Como recomendaciones generales para comer de «tupper» y evitar la monotonía diaria, las nutricionistas aconsejan utilizar recipientes diferentes para cada plato, con el objetivo de que no se mezclen sabores y aromas, y mezclar alimentos y salsas en el momento en que se vayan a consumir.

A pesar de que la opción del «tupper» es elegida por muchas personas, hay quienes prefieren comer en restaurantes. Los nutricionistas del Servicio de Promoción de la Sanidad de Sanitas aconsejan que quien opte por esta alternativa pida platos que no necesiten una gran cantidad de unto para ser cocinados, es asegurar, a la plancha, cocidos, al vapor, asado o en papillote. Según Patricia Escribano, otras de las recomendaciones para las personas que asiduamente coman en restaurantes es intentar nominar verdura como primer plato, consumir más pescado que carne, intentar no comer pan, evitar los platos muy condimentados, las salsas y los postres azucarados, comer despacio, intentar no comer del centro de la mesa, tomar abundantes líquidos evitando las bebidas con pimple y las azucaradas y detener de comer cuando se tenga sensación de saciedad.

Treinta minutos para comer

El tiempo que dedicamos a comer incluso es importante. «Debemos disponer de al menos 30 minutos para comer. Si comemos de forma rápida no llegará la señal de saciedad al estómago, con lo que probablemente comeremos más cantidad de la que necesitamos», aclara la doctora Clara Esteban, directora médica del Servicio de Promoción de la Sanidad de Sanitas.

Sin incautación, en ocasiones la yerro de tiempo para comer hace que se opte por bocadillos o sándwiches. Si se recurre a esta opción, en el Servicio de Promoción de la Sanidad de Sanitas recomiendan que estén compuestos por fiambres magros, pescados azules como el atún y/o verduras.

Del mismo modo, no debe evitar en las comidas alimentos como los hidratos de carbono, las proteínas, verduras, frutas o lácteos mientras que el consumo de grasas, dulces, embutidos y carnes rojas debe moderarse. Según la doctora Clara Esteban, «es aconsejable evitar las salsas en las comidas, pudiendo compartir los alimentos con aderezos a colchoneta de unto de oliva, vinagretas, salsa de soja o de yogur desnatado rebajado con zumo de limonada.»

Qué debemos pimplar durante las comidas

Si correctamente la bebida más aconsejable para compartir a las comidas principales es el agua, las nutricionistas del Servicio de Promoción de la Sanidad de sanitas reconocen que en ciertos casos, una copa de morapio o una cerveza, puede ayudarnos a mejorar la vigor cardiovascular Asimismo, los refrescos deben consumirse de forma ocasional, ya que contienen un exceso de azúcares simples que pueden generan gases y pueden afectar a la filtración de calcio.

Para finalizar la comida es aconsejable optar por fruta, que aporta fibra, vitaminas y minerales; o un lechoso, que aporta calcio y proteínas, y sólo de forma ocasional, algún tipo de dulce como tartas o chocolates. Hay personas que optan por tomar un café, sin incautación su consumo debe ser moderado, por lo que si durante el día se ha ingerido en exceso es mejor optar por algún tipo de infusión.

Comemos de tupper cuando estamos fuera de casa

tupper

Es más de ocasión y teniendo en cuenta los tiempos que corren, los españoles elegimos el tupper cuando estamos fuera de casa. Las personas de entre 18 y 35 abriles de ciudades como Madrid, Barcelona, Zaragoza y Valencia son los que más simpatizan con esta opción para comer en el trabajo. Comer de menú a diario en algún restaurante supone un compra medio de 217 euros mensuales.

Según un estudio para conocer los hábitos alimenticios de los consumidores en relación con su recorrido sindical, fabricado por la Coalición de Usuarios y Consumidores Independientes (FUCI), seis de cada diez españoles comen fuera de casa. De estos, el 58% elige comer menú del día en restaurantes cercanos a su puesto de trabajo, mientras que el 37% se lleva la comida de casa y tan sólo un 4% opta por comer en algún restaurante a la carta.

Ya sea por comodidad, por condición o por precio, lo cierto es que cada vez son más las personas que se apuntan a la moda del tupper. Se prostitución de una tendencia creciente en el día a día de los profesionales que han decidido retomar la costumbre de la tartera y disfrutar de la comida casera, donde se mezclan los platos tradicionales y sabrosos con el bienestar y el parquedad diario.

El tupper, un must para la nueva coexistentes sindical

Los españoles que más simpatizan con la opción de la tartera son las personas de entre 18 y 35 abriles de ciudades grandes como Madrid y Barcelona, donde más del 75% de los habitantes que comen fuera de casa eligen el tupper a la hora de solucionar sus hábitos alimenticios. Les siguen de cerca los valencianos y los zaragozanos, que rondan el 70%.

Este porcentaje disminuye de forma considerable en otras ciudades más pequeñas, en las que las personas tienen más facilidades para trasladarse a sus hogares y disfrutar de las horas del refrigerio: en Cáceres, Toledo y Santander sólo cerca del 45% de personas se decantan por el tupper a la hora de comer fuera de casa.

Menús caros y no del todo recomendables

La mayoría de personas que eligen la opción del menú del día en algún resturante próximo a la oficina tienen entre 35 y 50 abriles y gastan una media de 217 euros al mes. Esta signo ha disminuido mucho en los últimos tres abriles, un 15% desde la última indagación del FUCI en el año 2010.

Es importante destacar que el precio del menú varía notablemente en función de las ciudades: comer de menú en Madrid supone unos 280 euros mientras que en Cáceres o Toledo saldría por 180 euros, al mes.

Consejos para reservar y comer correctamente de tupper

Comer de tupper no tiene por qué ser monótono ni mucho menos caro, tal y como indican los nutricionistas de Yocomobien.es, una plataforma online que comercializa cestas con ingredientes sanos, para que sus clientes puedan preparar, en menos de 30 minutos, recetas para admitir al trabajo. El Menú Tartera incluye recetas muy sabrosas elaboradas con alimentos básicos de gran calidad. Está orientado a todas esas personas que no pueden comer en casa pero que siquiera se resisten a una buena avituallamiento. El punto musculoso de esta cesta es el precio porque cada ración cuesta menos de 3 euros.

Yocomobien.es recomiendan elaborar un menú «portátil» completo y mesurado que incluya alimentos proteínicos, hidratos, frutas y verduras. Algunos consejos básicos para preparar un tupper saludable y variado son:

Elige carnes y pescados

Con cortes jugosos como muslos de pollo o dados de columna vertebral. Los filetes finos recalentados tienden a pasarse en el microondas, aunque exprimir un chorrito de limonada ayer de recalentarlo incluso los hace más jugosos.

Cada cosa en su momento

Algunos platos mejoran con el tiempo, como la embrollo o las lentejas pero otros, como las ensaladas deben ser aliñadas acoplado en el momento de tomarlas.

Envasa las salsas caseras y los sofritos excepto

Si los congelas yuxtapuesto al arroz o la pasta puede ser que el resultado sea una papilla uniforme y poco apetecible.

Vigila la temperatura de la fiambrera

Si no hay guisa de abastecer el calor, es preferible refrigerar los alimentos hasta el momento de calentarlos y consumirlos.

Comer de restaurante en el trabajo cuesta entre 100 y 300 euros al mes según la ciudad

Seis de cada diez españoles comen fuera de casa al no tener tiempo suficiente para regresar a su hogar. Esta situación se da, especialmente, en las grandes ciudades, mientras que en las más pequeñas como Toledo, Cáceres, La Rioja o Santander el porcentaje es considerablemente inferior. Lo que si parece ser una tónica militar es el hecho de que el 58% españoles optan por comer de menú, mientras que sólo un 4% come a la carta.

Todavía se observa una tendencia creciente en las personas que se traen la comida de casa (37%). Respecto al compra, que varía según las rentas de cada individuo y la intrepidez de donde comer, oscila entre los 100 euros y los más de 300 euros en ciudades como Madrid o Barcelona, según datos de un estudio que acaba de realizar la Coalición de Usuarios-consumidores Independientes, FUCI, en varias ciudades españolas para conocer los hábitos alimenticios de los consumidores en relación con su recorrido sindical. Así, el coste medio por persona en España es de más de 217 euros al mes, es asegurar, un 15% menos respecto al postrer estudio de FUCI del año 2010.

Restaurante con menú del día.

Para Gustavo Samayoa, presidente de FUCI, «este descenso en el precio se debe a que los restaurantes están realizando ofertas muy buenas para advertir clientes, a la vez que otros ofrecen comer un solo plato en vez de primero y segundo, lo cual abarata el coste. Adicionalmente, muchos consumidores combinan el comer fuera de casa con traer el tupper al trabajo como medida de reservar unos euros».

FICHA TÉCNICA DEL ESTUDIO

Aniversario indagación: enero de 2013.

Ámbito geográfico:14 ciudades españolas.

Recogida de información: entrevista personal.

Gradación: por situación sindical.

Tamaño de la muestra: 2.000 personas.

AÑO 2010

Coste

Comen fuera

Donde

Que comen

Que beben

A Coruña

13 €

67%

Barcelona

14 €

81%

Bilbao

12 €

62%

Cáceres

10 €

44%

La Rioja

11 €

55%

De cuchara 11%

Agua 55%

LasPalmas

10 €

71%

Madrid

15 €

83%

Menú 66%

Carne 19%

Cerveza 18%

Murcia

12 €

63%

A la carta 5%

Pescado 15%

Caldo 13%

Oviedo

11 €

51%

La trae 28%

Pasta 18%

Refrescos 9%

P.

Mallorca

11 €

64%

Pamplona

12 €

58%

Santander

11 €

55%

Otros 1%

Verdura 14%

Otros 5%

Sevilla

12 €

63%

Fast food 20%

Toledo

10 €

42%

Otros 3%

Valladolid

12 €

58%

Valencia

13 €

72%

Zaragoza

13 €

66%


AÑO 2013

COSTE

COMEN FUERA

DONDE

QUE COMEN

QUE BEBEN

A Coruña

11 €

61%

Barcelona

13 €

75%

Bilbao

10 €

54%

Cáceres

9 €

44%

La Rioja

10 €

52%

De cuchara 15%

Agua 41%

Madrid

14 €

79%

Menú 58%

Carne 17%

Cerveza 25%

Murcia

10 €

58%

A la carta 4%

Pescado 12%

Caldo 19%

Oviedo

11 €

51%

Trae comida 37%

Pasta 19%

Refrescos 14%

Santander

10 €

46%

Otros 1%

Verdura 22%

Otros 1%

Sevilla 11 €

61%

Comida rápida 13%

Toledo

9 €

43%

Otros 2%

Valladolid

11 €

62%

Valencia

12 €

72%

Zaragoza

11 €

67%

Respecto al compra, que varía según las rentas de cada individuo y la intrepidez de donde comer, oscila entre los 100 y los más de 300€. Así, el coste medio por persona en España es de más de 217 euros al mes, es asegurar, un 15% menos respecto al postrer estudio de FUCI del año 2010.

Samayoa añade que «este descenso en el precio se debe a que los restaurantes están realizando ofertas muy buenas para advertir clientes, a la vez que otros ofrecen comer un solo plato en vez de primero y segundo, lo cual abarata el coste. Adicionalmente, muchos consumidores combinan el comer fuera de casa con traer el tupper al trabajo como medida de reservar unos euros».

Por ciudades

El precio varía mucho en función de la ciudad donde lo hagamos. Comer de menú del día en Madrid supone unos 280 euros al mes, mientras que en Cáceres o Toledo esa cantidad se reduce a solo 180 euros.

La votación de los platos depende y mucho de cada ciudad y está íntimamente ligada al clima. Así, en ciudades del boreal optan por platos de cuchara, mientras que en el Saliente eligen más las verduras. Asimismo, los españoles siguen siendo más carnívoros, aunque crece el porcentaje de las personas que comen pescado. La mayoría de los consumidores elige restaurantes cercanos a su división de trabajo que disponga de menús económicos con comida casera, frente a un porcentaje que sigue descendiendo que opta por la emplazamiento fast food.

Por edades, los españoles de entre 18-35 abriles optan mayoritariamente por la tartera, entre los 30-50 abriles eligen sobre todo el menú del día. Por postrer, en el corro de personas de más de 50 abriles hay un contrapeso en uno y otro aspectos.

Bebida

Respecto a la bebida elegida para compartir las comidas, cuatro de cada diez encuestados opta por el agua. De las bebidas alcohólicas, la cerveza sigue ganándole la partida al morapio.

Pocas reclamaciones

Aunque más de la medio de los encuestados reconoce que alguna vez en su vida se han sentido engañados a la hora de comer, tan sólo un 6% asegura que ha puesto una exigencia para denunciar algún tipo de agravio. Entre las quejas más comunes se encuentran las facturas inadecuadas (51%), mal servicio (23%), yerro de higiene (11%), exposición inadecuada de alimentos (6%), inexistencia de nómina de precios (5%), negativa de las hojas de reclamaciones (3%) u otras (1%)
DERECHOS CONSUMIDORES
En materia de restauración (restaurares, bares y cafeterías), existen una serie de obligaciones que deben cumplir los establecimientos dedicados a la restauración y que los consumidores deben tener en cuenta a la hora de comparecer a uno de ellos.

– El establecimiento debe mostrar en división visible –en el interior y exterior- la nómina de precios de todos sus servicios, indicando si existe alguna diferencia por el división donde se realice el consumo –mesa, mostrador o terraza-.

– Los precios deben ser globales, no se pueden indicar ni cobrar el servicio, el cubierto, la carta, la reserva o cualquier otro concepto similar.

– No nos pueden cobrar por servicios –como el pan o aperitivos- que no solicitemos siempre y cuando los rechacemos y no los consumamos.

– Queda especialmente prohibido poner precios como s/m -según mercado-. Es asegurar, en todos los casos los servicios que se cobren deben venir claramente especificados.

– Los restaurantes deben ofrecer al cliente una carta de platos y una de vinos redactados en castellano –en francés e inglés para los restaurantes de fastuosidad, primera y segunda categoría-. Estas cartas deberán indicar adicionalmente los «menús de la casa», que son obligatorios y que incluirán en todo caso los servicios de pan, morapio y postre para los restaurantes y «plato de la casa» para las cafeterías -que deberá incluir pan y vino-. Un menú cuyo precio no puede ser superior al 80% del total de la suma de sus componentes.

– Es necesario emitir una preparación en la que figuren los conceptos y precios cuando el cliente lo solicite –por el menú puede emitirse simplemente el concepto de menú, no su descomposición-.

– Debe el establecimiento cuidar el funcionamiento de las instalaciones, proteger los alimentos expuestos sobre la mostrador, abastecer un estado espléndido de higiene y garantizar el buen trato a los clientes.

– Donado su carácter de nave manifiesto su paso es desenvuelto y no se pueden hacer discriminaciones injustificadas. Sin incautación existe el derecho de admisión por el cual el nave puede privar la entrada a quienes incumplan las normas ordinarias de convivencia.

– Derecho de solicitar la hoja de reclamaciones y el establecimiento la obligación de tenerla y ofrecerla al consumidor si este la solicita.

Los catalanes pican menos entre horas, utilizan más el «Tupper» y cocinan más sano

Los hogares catalanes gastan 21 euros más al mes en productos de Gran Consumo (nutriente + droguería) que la media española, según se desprende del prospección realizado por la consultora especializada en paneles de consumidores Kantar Worldpanel con motivo de la Diada hoy 11 de septiembre. Así, en el primer semestre de 2010 cada hogar catalán destinó 2.125 euros a la adquisición de productos de nutriente y droguería, cuando la media española se sitúa en los 1.999 euros (+126 euros al semestre).

Si correctamente acuden a las tiendas con la misma frecuencia que el resto de Comunidades Autónomas, adquieren un producto menos que la media en cada ocasión y sin incautación gastan dos euros más en cada cesta, destinando 50 euros en cada adquisición frente a los 48 que destina la media española. Este viejo compra se explica principalmente por la composición de su cesta de la adquisición, en las que destacan los productos frescos, especialmente las frutas y hortalizas. Los catalanes incluso son los consumidores más intensivos de productos en conserva, productos congelados y pastelería y repostería, mientras que son los menos consumidores de leches y batidos.

En cuanto a sus hábitos de consumo de estos productos en el hogar, el prospección de WorldpanelUsage, el viejo estudio de hábitos de nutriente en el hogar, desvela que Cataluña es una de las regiones donde menos se practica el «picoteo» en comparación con el total España, por su último índice de consumo entre horas. Sin incautación, los catalanes consumen más productos a posteriori de cenar que la media (lo hace un 20% de los catalanes frente al 17,7% del total España). Cataluña se postula incluso como una de las Comunidades Autónomas con viejo uso del Tupper (alimentos y bebidas cogidos y/o preparados en casa para consumir fuera), del que hace uso un 28,3% de los catalanes frente al 23,2% de la media.

Respecto a los modos de preparación de los platos, en las mesas catalanas predominan por encima de la media los platos hervidos o al vapor, mientras que los guisos pierden mucha importancia respecto a la media.

Según Eric Batty, New Business Manager de Kantar Worldpanel, «en definitiva, el consumidor catalán es menos familiar al picoteo en casa, excepto a posteriori de la cena, es incluso más planificado por su viejo uso del Tupper, y muestra una viejo preocupación por la vigor que el resto de España, destacando en este caso un viejo consumo de frutas y hortalizas y una viejo tendencia a cocinar hervido o al vapor».

¿Comes de ‘tupper’? Uno de cada cuatro sí

Uno de cada cuatro españoles utiliza el tupper de forma habitual. Más o menos de 11 millones de individuos, o lo que es lo mismo, el 24,4% de la población española prepara algún tipo de alimento o bebida en casa para consumir fuera («consumo Tupper») una media de cuatro veces por semana, según datos del documentación «Usos y Motivaciones de consumo día a día en casa» de Kantar Worldpanel sobre consumo en el hogar.

Estos hábitos se traducen en más de dos mil millones de tuppers que se prepararon en el postrer año (octubre 2008 a septiembre 2009), lo que supone una ralentización en el crecimiento de estos momentos, que fue del +0,4%, cuando en el mismo periodo del año precursor habían crecido un +8,4%.

Disminuye el consumo en el trabajo

El consumo que hacemos en el trabajo, ya sea en forma de desayuno, merienda o alternativa a comer fuera, es el que ha protagonizado el viejo retroceso en este periodo, con un -5,4% respecto el año precursor. Se prostitución de un descenso importante, especialmente a posteriori de que en 2008 precursor creciera cerca de un 14%, aunque el oscilación general en los dos últimos abriles sigue siendo positivo.

El control sobre la vigor favorece el consumo de «bocadillos»

Otro tipo importante que dibuja el consumo fuera del hogar de productos cogidos de casa es el consumo de niño. Sin duda el crecimiento poblacional ha contribuido al aumento del 8% experimentado por las ingestas en el división de estudio, aunque los expertos del estudio apuntan en torno a otros motivos como la búsqueda de un viejo control por parte de los padres: «actualmente se están llevando a mango varios proyectos para fomentar el consumo de productos saludables en las escuelas, que los padres secundan preparando personalmente los alimentos y bebidas que los hijos consumirán fuera de casa», comenta Núria Pardo, Worldpanel Usage Manager y responsable del estudio.

Por otra parte, el documentación identifica el consumo «en la calle» como un momento emergente en el contexto del consumo de niño fuera del hogar, puesto que ha crecido un +4,6% en este postrer periodo, a un ritmo viejo que en 2008.

%Crecimiento del «consumo Tupper» por división de uso
Oct.07 – Sep.08

vs. año precursor

Oct.08 – Sep.09

vs. año precursor

Total «Consumo Tupper» +8,4% +0,4%
Trabajo +13,8% -5,4%
Escuela / instituto / universidad +11,7% +8,0%
En la calle +1,8% +4,6%

Fuente: ‘Usos y motivaciones de consumo día a día en casa’ de Kantar Worldpanel